Noticias

La quisquilla de Motril, sea de nasa o salvaje, es un manjar. Y esa es la base de la que hay que partir. Si bien es cierto que la segunda tiene, según Álvaro García, un sabor "más natural". El chef de la quisquilla reconoce haber jugado, en varias ocasiones, a catar a ciegas quisquillas capturadas tanto con nasas como con redes de arrastre, con el fin de adivinar cuál es cuál. Y, aunque no es tarea fácil, acaba acertando. La primera gran diferencia es el precio. Un dato que García desconoce cuando participa en este tipo de juegos y que, por tanto, no influye en su veredicto. Sin embargo, es interesante saber que un kilo de quisquillas salvajes de Motril ha...

Uso de cookies

Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. Más info

aceptar